Páginas vistas en total

lunes, 16 de enero de 2012

Fraga-Franquista-Fascista


Manuel Fraga: la vida de un franquista

Fraga junto al genocida Franco
La utilización de photoshop en el mundo de la moda, donde se distorsiona la imagen de las modelos buscando la perfección, nos indican que a veces las apariencias engañan. El fallecimiento ayer domingo de Manuel Fraga a los 89 años, ha dado pie a numerosos titulares en los periódicos, así como una amplia cobertura en espacios de televisión y radio. Esto se debe a que Fraga, fue un personaje muy conocido dentro de la política española. Algunos medios informativos resaltan que fue un hombre clave en la transición y la llegada de la democracia en España. Sin embargo no hablan de su pasado más oscuro, el que esta ligado al franquismo. 

Manuel Fraga Iribarne, nacio en un pueblo de la provincia de Lugo el 22 de noviembre de 1922. Formado en DerechoPolítica y Economía, Fraga ingresó por oposición con el número uno en el Cuerpo de Letrados de las Cortes en1945 y en 1947 en la Escuela Diplomática. Fue afiliado desde muy joven a la Falange Española de las JONS, con 27 años, mientras España salía de la posguerra, inició su trayectoria política al servicio de Franco en 1949, al ser nombrado secretario general del Instituto de Cultura Hispánica,  desde entonces, se mantuvo siempre en puestos importantes.

Fraga pronto haría carrera en la dictadura. Nombrado Consejero nacional del Movimiento, se le conoció como el niño prodigio del régimen. El caudillo le nombró en 1962 ministro de Información y Turismo, cargo que ocupó hasta 1969. 

Durante el periodo en el que Fraga fue ministro se produjo el fusilamiento, en 1963, del dirigente comunista Julián Grimau tras un proceso carente de pruebas acusatorias de unos presuntos delitos ocurridos treinta años antes, durante la Guerra Civil.

Manuel Fraga en un acto de Falange Española de las J.O.N.S.
Al ser detenido, Grimau fue esposado y trasladado a la Dirección General de Seguridad. Allí fue arrojado a un callejón desde un segundo piso, una caída que le produjo graves lesiones en el cráneo y en ambas muñecas. Según el relato de Grimau, en un momento de la sesión de tortura a la que fue sometido por sus interrogadores, fue agarrado y arrojado por la ventana. Estaba esposado con las manos delante. El ministro de Información, Fraga, aseguró que Grimau recibió un trato exquisito y que en un momento de su interrogatorio se encaramó a una silla, abrió la ventana y se arrojó por ella de forma "inexplicable" y por voluntad propia

El 17 de enero de 1969 fueron detenidos en Madrid cuatro estudiantes acusados de haber repartido propaganda contra el régimen franquista: Enrique Ruano, María Dolores González Ruiz, Abilio Villena y José Bailo. Ruano emula a Grimau: muere en el acto tras caer al patio interior del piso de la calle de General Mola, donde había sido trasladado por la policia para efectuar un registro. Fraga intentó por todos los medios atribuir la causa de la muerte a la debilidad psicológica del detenido.

En 1966, Fraga participó en el célebre baño en la playa de Palomares (Almería), donde un B-52 norteamericano perdió cuatro bombas de hidrógeno.

Fraga saludando al dictador Franco.
Gran defensor de la dictadura y admirador de Franco, nunca reconoció obligación alguna de retractarse por su participación en la etapa franquista, escudándose en que no participó en la guerra civil.  Suyas fueron las palabras de: "Es evidente que el glorioso alzamiento popular de 18 de julio de 1936 fue uno de los más simpáticos movimientos político-sociales de que el mundo tiene memoria. Los observadores imparciales y el historiador objetivo han de reconocer que la mayor y la mejor parte del país fue la que se alzó, el 18 de julio, contra un Gobierno ilegal y corrompido (la república), que preparaba la más siniestra de las revoluciones rojas desde el poder".

Fraga en la playa de Palomares (Almería)
En la década de los 70, Fraga fue embajador de España en el Reino Unido e Irlanda del Norte. Durante la dictadura, también fue vicepresidente para Asuntos del Interior y ministro de la Gobernación con Arias NavarroSiendo Fraga responsable de la Policia como Ministro de la Gobernación, durante una huelga de trabajadores en Vitoria en 1976 se saldó con cinco muertos y más de cien heridos por la policia armada. Cuando fue increpado por los manifestantes, replicó con una de sus frases lapidarias, tan célebre como desafortunada: “La calle es mía”.

Posteriormente fue diputado de las Cortes españolas y del Parlamento Europeo, y presidente de la Xunta de Galicia durante más de 15 años.

Fraga fue fundado de Alianza Popular
Manuel Fraga, fue fundador y presidente de Alianza Popular entre 1979 y 1987, y en 1989 del refundado Partido Popular, cargo éste último del que dimitió para dar paso a su sucesor en el PP, José María Aznar. Fue nombrado presidente honorífico del Partido Popular, abandonando la política activa en septiembre de 2011.

La muerte de Fraga se produce apenas unos pocos días después de que la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica (CRMH) de A Coruña intentara que el ministro franquista formara parte de la causa que instruye la jueza argentina María Servini por los crímenes del franquismo.

Una época que, según dijo Fraga en 2007, sentó "las bases para una España con más orden". Para ensalzar la figura del caudillo el expresidente gallego llegó a recordar lo que en su día ocurrió en Francia con Napoleón. "Al día siguiente de matarlo era un estropajo, pero cincuenta años después lo trajeron a París, es su héroe nacional y preside el Panteón de Hombres Ilustres", evocó para matizar: "No digo que con Franco vaya a ocurrir lo mismo, sino que las figuras de ese calibre no se pueden juzgar hasta pasado un cierto tiempo".

Resulta incompatible denominarse demócrata habiendo servido fielmente a un dictador. En la foto Fraga con Franco.
Dicho sea todo esto, habrá personas que traten de ensalzar la vida de Manuel Fraga, como un hombre clave en la transición y la llegada de lo que hoy llaman democracia y no lo es. Sin embargo en la memoria de los luchadores republicanos que dieron su vida por la libertad y la democracia, la vida de Fraga estará ligada siempre a la dictadura y el franquismo.

Está claro que los medios de comunicación, en general, alaban y maquillan la imagen de Fraga, pero:
-¿Qué, quién fue Fraga en la Dictadura de Franco?:

 *Desde muy jóven se alistó en la Falange Española de las JONS, con lo que ello significa

 *Su trayectoria política al servicio de Franco en 1949, al ser nombrado secretario general del Instituto de Cultura Hispánica,  desde entonces, se mantuvo siempre en puestos importantes.

Fraga pronto haría carrera en la dictadura. Nombrado Consejero nacional del Movimiento, se le conoció como el niño prodigio del régimen. El caudillo le nombró en 1962 ministro de Información y Turismo, cargo que ocupó hasta 1969. 

 *Durante el periodo en el que Fraga fue ministro se produjo el fusilamiento, en 1963, del dirigente comunista Julián Grimau tras un proceso carente de pruebas acusatorias de unos presuntos delitos ocurridos treinta años antes, durante la Guerra Civil.
Durante el interrogatorio fue defenestrado, con las manos atadas; y Fraga, aseguró que Grimau recibió un trato exquisito y que en un momento de su interrogatorio se encaramó a una silla, abrió la ventana y se arrojó por ella de forma "inexplicable" y por voluntad propia(con las manos atadas es imposible hacer eso)
**El 17 de enero de 1969 fueron detenidos en Madrid cuatro estudiantes acusados de haber repartido propaganda contra el régimen franquista: Enrique Ruano, María Dolores González Ruiz, Abilio Villena y José Bailo. Ruano emula a Grimau: muere en el acto tras caer al patio interior del piso de la calle de General Mola, donde había sido trasladado por la policia para efectuar un registro. Fraga intentó por todos los medios atribuir la causa de la muerte a la debilidad psicológica del detenido. El mismo modus operandi que Grimau

 *En 1966, Fraga participó en el célebre baño en la playa de Palomares (Almería), donde un B-52 norteamericano perdió cuatro bombas de hidrógeno. Lo que no dicen los medios de comunicación(controlados por la dictadura y directamente por su ministro M. Fraga) es que al salir del agua, tanto Fraga como el ministro Ianqui y los secuaces de ambos, pasaron por las cabinas habilitadas para tal acto para limpiarse de la contaminación.

 *Gran defensor de la dictadura y admirador de Franco, nunca reconoció obligación alguna de retractarse por su participación en la etapa franquista, escudándose en que no participó en la guerra civil. Pero como su admirado y patrocinador el Dictador Franco, Fraga es, fue, franquista, fascista y genocida

 *En 1951, cuando la dictadura le hizo secretario general del Instituto de Cultura Hispánica, en los tiempos en los que el entonces joven catedrático glosaba con fervor la obra del jurista pronazi Carl Schmitt: O sea pronazi, fascista, dictador

 *Suyas fueron las palabras de: "Es evidente que el glorioso alzamiento popular de 18 de julio de 1936 fue uno de los más simpáticos movimientos político-sociales de que el mundo tiene memoria. Los observadores imparciales y el historiador objetivo han de reconocer que la mayor y la mejor parte del país fue la que se alzó, el 18 de julio, contra un Gobierno ilegal y corrompido (la república), que preparaba la más siniestra de las revoluciones rojas desde el poder".
¿Glorioso alzamiento popular de 18 de julio de 1936? NO: Terrorismo
¿La mayor y la mejor parte del país fue la que se alzó, el 18 de julio, contra un Gobierno ilegal y corrompido (la república), que preparaba la más siniestra de las revoluciones rojas desde el poder"? NO: unos terroristas que atentan contra un gobierno elegido democráticamente y contra el que usaron todas las armas antidemocráticas para desestabilizarlo

 *Siendo Fraga responsable de la Policia como Ministro de la Gobernación, durante una huelga de trabajadores en Vitoria en 1976 se saldó con cinco muertos y más de cien heridos por la policia armada. Cuando fue increpado por los manifestantes, replicó con una de sus frases lapidarias, tan célebre como desafortunada: “La calle es mía”. Ésta frase y los hechos referidos lo dicen todo de su catadura fascista

 Fue presidente de la Xunta de Galicia durante más de 15 años. Sí, después de deambular por España sin conseguir llegar a presidente, se retira a Galicia apoyado por sus temerosos paisanos con la dictadura detrás de la oreja y en la mayor ignorancia política.

 *La muerte de Fraga se produce apenas unos pocos días después de que la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica (CRMH) de A Coruña intentara que el ministro franquista formara parte de la causa que instruye la jueza argentina María Servini por los crímenes del franquismo. Una pena, llegó demasiado tarde la investigación. El PP y la extrema derecha, cogidos de la mano, siempre estuvieron en contra de investigar la Recuperación de la Memoria Histórica

Fraga consigue convertirse en el gran adalid del autonomismo desde su retiro gallego, unos años después de haber intentado frenar el desarrollo autonómico en la nueva Constitución. Claro, era su forma de legitimizar sus 16 años al frente de una autonomía. Fraga siempre estuvo contra las autonomías. Él era nacional nacionalista.

De Fraga se dijo que era la antítesis de lo políticamente correcto y de los discursos prefabricados. Un hombre capaz de retar a la pelea a unos manifestantes, de abroncar a un colaborador delante de los periodistas o de decir de una diputada que "lo único interesante que ha enseñado esa señorita ha sido su escote". O sea que pasaba de la democracia, que era un matón fascista y un machista profundo

Su autoritarismo se mezcló con actuaciones muy controvertidas de su ministerio -asesinato de obreros en Vitoria y de militantes carlistas de izquierda en Montejurra (Navarra)- hasta acabar convertido en un ogro para la oposición democrática, que le atribuía una frase que él siempre negó: "La calle es mía". El disgusto de su vida le llegó cuando el Rey eligió a Suárez como nuevo presidente del Gobierno. Fraga se plantó ante el monarca y rechazó sus presiones para que aceptase una cartera en el nuevo Ejecutivo.

Entonces creó Alianza Popular, que pretendía ser un partido conservador democrático, pero que estaba encabezado por los llamados siete magníficos, un colección de carcamales del régimen. Aceptó la Constitución a regañadientes, pasó con más pena que gloria por la noche del 23-F y el hundimiento de UCD le dejó solo ante la marea socialista. Felipe González le colmó de atenciones: le hizo jefe de la oposición y proclamó que "le cabe el Estado en la cabeza". De aquellos años quedan sus famosos discursos recitando en el Congreso el precio del kilo de garbanzos y la impotencia del antiguo franquista para convertirse en una verdadera alternativa democrática. 

Santiago Carrillo se pronunció en la Cadena SER: “Yo lo recuerdo como un hombre muy de derechas, muy autoritario, muy empecinado en sus ideas, en sus actitudes. Pero un hombre que a pesar de haber sido lo que fue, ministro de Franco, posteriormente desempeñó un papel positivo en la aprobación de la Constitución”. “Yo creo que, sobre todo su experiencia gallega le hizo progresar algo políticamente. Al mismo tiempo dentro de su partido algunas veces aparecía como una especie de francotirador, más liberal. Era, sin duda, un hombre de talento, con cierta capacidad de adaptarse a los tiempos. Yo creo que en conjunto su historia y su vida son muy contradictorias”, manifestó el exdirigente comunista.

El Bloque Nacionalista Galego (BNG), el más duro opositor que tuvo Fraga en la comunidad autónoma, también ha emitido una nota en la que muestra sus condolencias a la familia y al Partido Popular. Con todo, los nacionalistas subrayan que se trataba de una figura "controvertida" y apuntan que "no es hoy el momento más adecuado para hacer un juicio ponderado sobre una trayectoria política marcada por su participación destacada como ministro de la dictadura franquista". El BNG subraya que el largo gobierno de Fraga en la Xunta fue gracias a la "voluntad de la mayoría de los gallegos", pero recuerda sus fuertes discrepancias con el político fallecido, sobre todo por la idea de Galicia y de España que defendía y que los nacionalistas consideran "claramente deudora de sus orígenes políticos"

Eran los tiempos en los que Fraga daba miedo. Hablo de los primeros años de la Transición, cuando don Manuel tenía un cuerpo de barrilete como de boxeador ajado, una cabeza pétrea semejante a un mojón de carretera secundaria y un temperamento mercurial y vesubiano, de erupción incontrolada pero inminente. Todavía cincuentón, su energía era tan legendaria como la peculiaridad de sus actitudes, y las anécdotas le perseguían como las moscas al buey. Cuando le entrevisté por primera vez, en junio de 1978, todavía se comentaban sus célebres frases (como lo de “la calle es mía”) y sus arrebatos: por ejemplo, que en un mitin en Lugo, pocos meses antes, se había lanzado en persecución de 400 reventadores al grito de “¡a por ellos!”. O que, siendo ministro, había arrancado un teléfono de la pared porque no dejaba de sonar. O lo peor para mí entonces: que, pocos días antes de nuestra cita, había echado a empellones a un periodista porque no le gustaron sus preguntas. Como es natural, todos estos datos me hicieron acudir a la entrevista bastante amedrentada().

El ex presidente de la Xunta y senador por el PP, Manuel Fraga, ha respaldado la necesidad de reformar el Estatuto de Autonomía gallego, vigente desde 1981, porque "puede y debe ser perfeccionado", pero ha advertido de que "no se debe jugar" con cuestiones como la identidad porque "Galicia no es una nación". "Galicia no es una nación, no lo ha sido nunca", ha proclamado Fraga al subrayar que forma parte "gloriosa de España" y reconocer que él ni es nacionalista ni siente "simpatía ninguna por los nacionalistas". En un desayuno organizado por la Tribuna Galicia del Fórum Europa, quien fue presidente gallego durante casi 16 años se ha mostrado "partidario" de "utilizar a fondo el Estatuto y mejorarlo en lo que sea posible".

Pro nazi:

Carta del Padre Konrad Simonsen, colaborador de Otto Skorzeny, al futuro Pablo VI, agradeciéndole la ayuda a los nazis en España



Nota de Manuel Fraga Iribarne, entonces ministro de Información y Turismo, a Otto Skorzeny. 1964




Carta al asesino Manuel Fraga Iribarne

Ahora me llegan noticias de que cogiste un catarro el 1 de enero de 2012, y que por ello estás muriendo. Qué lástima que tu madre, María Iribarne, no te hubiera abortado, de ese modo no tendríamos que haber soportado a un sinvergüenza, a un canalla, a un cínico a carta cabal, a un chico bastardo de los Ybarra, a un sujeto sin principios éticos. No me alegro de que te mueras, es más, estoy algo triste, porque esperaba que te pudiéramos juzgar por delitos de lesa humanidad. Por tus crímenes cuando eras ministro de un gobierno presidido por el delincuente Francisco Franco allá entre los años 1961 y 1969. También cuando fuiste ministro de la gobernación con otro delincuente sin igual –el carnicerito de Málaga- como era Arias Navarro. Siendo ministro de este criminal en 1976 asesinaste a 5 trabajadores en Vitoria. Los cargos muchos, Julián Grimau en 1963, y Delgado y Granados en 1964, asesinados por lo que tú entendías como la Justicia, la Justicia fascista. Defensor de los poderosos, como lo era tu padre biológico, no se te fue la olla en seguir defendiendo esa posición, la guerra era sobrevivir siendo un bastardo. Y lo conseguiste.

Cuando he visto que no presentabas a estas elecciones me alegré, porque yo –en mi ingenuidad- pensaba demandarte y denunciarte –ambas cosas, cabrón- por el daño inferido a las familias y a los españoles y por crímenes de lesa humanidad. Ahora sin amparo de un Tribunal Supremo que impidiera que te pudieran juzgar, porque ya no era preciso el suplicatorio. Así te mantuviste en los cargos públicos durante toda tu vida “democrática”, incluso como un dinosaurio en el Senado, todo para impedir que fueras juzgado. Sabías que te teníamos ganas, que acabarías como los asesinos argentinos y chilenos ante un tribunal para responder por tus crímenes. Tonto no fuiste nunca, eso lo sabía hasta el General Adocenado, otro pendejo como tú, y por eso te burreaba llamándote por el apellido de tu madre, nunca como Fraga, porque sabía que ese apellido no es más que el de un bastardo (así lo pensaba él, el generalísimo esdrújulo). Tonto no fuiste, y sabías que si permanecías con un cargo de relevancia al final sería el Tribunal Supremo (plagado de fascistas) el que tendría que juzgarte, pero también sabías que los cobardes socialeros y tus amigos fascistas en el Congreso y en el Senado jamás concederían el suplicatorio. Bien te protegiste el culo, Iribarne.
Ahora resulta que te mueres. No te podrán juzgar por tus crímenes, pues a un muerto no se le juzga. Sólo espero que hayas tenido una larga agonía, la misma que tuvo Julián Grimau y Puig Antich.

Pensarás que formas parte de la historia de este Estado español, o como tú dirías de la Nación Española, pues te equivocas, nadie entre los jóvenes de 14 años te conoce, nadie sabe quien cojones eres, los jóvenes te ignoran, y yo haré mucho más para que tu nombre no figure en ningún sitio –y soy profesor de Historia- y cuando saliera por algún motivo diré quién has sido, lo que has hecho y los crímenes que has cometido al lado del general adocenado.
Te mueres, pues ¡muérete!, la lástima fue que tu madre no hubiera abortado a un hijo de los Ybarra, pues eso era lo que tocaba en 1922, abortar cuando la criada de la casa quedaba preñada por el señorito. En tus memorias no dices nada de todo esto, será que te avergüenzas de tus orígenes o de no ser lo que por derecho tenias: Ybarra Iribarne.

Te mueres sin ser juzgado, sin presentarte ante los hombres y las mujeres de la cuenca del Nalón, aquellas a las que cuando eran rapadas porque defendían a los hombres mineros en la huelga de 1962 calificaste de “piojosas”. Tú que defendías la dieta del aceite de ricino del Cabo Pérez, las palizas hasta la muerte en las cuencas mineras, el que se reía en aquella televisión en blanco y negro afirmando como ministro de información que en España el “estado de derecho se basa en los principios del Movimiento Nacional”. La guerra sin cuartel contra la democracia y contra los hombres y mujeres que dejaron su piel y su vida en el camino hacia la democracia fue a sangre y fuego. Morirás y te harán un entierro que saldrá como noticia en el Nodo actual, pues eso hay que decir, que a la postre el fascismo no ha sido vencido y tú, y tu entierro, es el mejor ejemplo.

Manuel Fraga Iribarne, así inscrito en el Registro Civil, eres un ser abyecto. Que descanses de tanta maldad como has acumulado en tu alma y los dioses te den lo que te mereces. La historia te ignora. Si yo no lo hago es porque has hecho mucho daño a los míos, y eso no se perdona nunca. De ahí que te escriba esta carta, que seguro a estas horas ya no podrás leer.

Manuel F. Trillo

Fuente: www.lahaine.org

El origen franquista del Partido Popular

Cuando el Partido Popular se manifiesta radicalmente contrario a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica; cuando los Ayuntamientos bajo su égida se niegan o dificultan la recuperación de los restos, dispersos en cunetas, de los asesinados por el franquismo; cuando Magistrados afines persiguen al Juez Garzón por haber intentado aplicar el principio de Justicia universal, teóricamente en vigor en España, el Partido Popular no hace sino responder a sus auténticos orígenes.

En efecto, las raíces de los fundadores del PP se hunden en aquel genocidio (141.951 ejecuciones, en su mayoría acabada la guerra civil, cientos de miles de encarcelados, trabajos forzados, depuraciones masivas, unos 30.000 niños robados, legislación explícitamente persecutoria, etc.); cuando a sonados dirigentes de ese partido se les escapa que los 40 años 'fueron un modelo de placidez'; cuando el fundador del mismo, y Presidente de Honor, nunca dió en vida, una explicación por los crímenes de Vitoria y Montejurra...el Partido Popular no hace sino responder a lo que lleva grabado en sus genes fundacionales.

Su origen, sin solución de continuidad, está en los 'Siete Magníficos', tal cómo en las primeras elecciones democráticas fueron conocidos sus líderes, a saber: Gonzalo Fernández de la Mora, Manuel Fraga Iribarne, Licinio de la Fuente y de la Fuente, Laureano López Rodó, Cruz Martínez Esteruelas, Federico Silva Muñoz y Enrique Thomas de Carranza, los seis primeros ex Ministros de Franco y el último ex Director General de Cultura Popular. (Cada uno aportaba una sigla, pendiente de legalización, pero posteriormente se fusionaron, como veremos).

En su 'Manifiesto' de 10 de Octubre de 1.976, ya bajo la sigla conjunta de 'Alianza Popular', se decía, entre otras cosas: 'Afirmamos nuestra actitud constructiva (...) pero no admitimos que quienes han contribuido poco o nada al desarrollo español de las últimas décadas pretendan enjuiciar al país entero desde una actitud gratuita (... ). Rechazamos toda ruptura y exigimos respeto para la obra de un pueblo durante casi medio siglo. (...) Nos oponemos a la legalización de los grupos comunistas,(...) o separatistas.(...).Apoyaremos la Monarquía, clave de (...)las Leyes Fundamentales. (...).Nos oponemos a que se abra un período constituyente (..)'

¿Está claro?

Pues bien, esos Partidos pendientes de legalización, hasta entonces en coalición, se fusionaron para pasar a ser la tan conocida y poco exitosa Alianza Popular, después Partido Popular.

Un informe oficial del Registro de Partidos Políticos, fecha 11/X/2.011, nos dice que 'una vez consultados los antecedentes que constan en el Registro (...) el primer asiento realizado fue efectuado con fecha 29 de abril de 1977, y es el acta notarial nº 1863 de 21 de abril de 1977, de constitución y estatutos de la formación denominada Partido Unido de Alianza Popular (PUAP). Fue inscrito el día 4 de Mayo de 1977. El citado partido cambió su denominación por acuerdo adoptado en el IX Congreso Nacional celebrado el 20 de enero de 1.989, por la de PARTIDO POPULAR (PP)'.


Conste, pues, que no obstante la retórica desplegada respecto a la presunta 'refundación' llevada a cabo por dicho Congreso del 89, ello no es así. Cambió la denominación, se renovaron cargos y se actualizaron, como hacen todos los Partidos, los Estatutos.

Pero lo más digno de tener en cuenta: la personalidad jurídica del Partido Popular es la misma que la de Alianza Popular, y por vía de fusión, es sucesora en línea recta de los famosos Siete Magníficos, cada uno con su sigla.

Por lo que, como hemos visto, la hoja registral de Alianza Popular y del Partido Popular es única: no hay cancelación y nueva inscripción, lo que hay es un asiento dónde simplemente consta el cambio de nombre.

Y es que, guste o no a los dirigentes, afiliados o simpatizantes peperos, desde el Derecho Romano acá, hay que estar a quod tabulae dicent...


RESIDUOS FRANQUISTAS: "LOS SIETE MAGNIFICOS".

Gonzalo Fernández de la Mora 
(Barcelona, 30 de abril de 1924 – Madrid, 10 de febrero de 2002) Miembro del Consejo Privado de don Juan de Borbón desde 1959, progresivamente se fue acercando al círculo de poder franquista y fue nombrado subsecretario en el Ministerio de Asuntos Exteriores. 
En 1970 Fernández de la Mora ascendió al rango de ministro plenipotenciario de primera clase dentro de su carrera diplomática, tras haber ocupado, en el Ministerio de Asuntos Exteriores, los puestos de subdirector general de Relaciones Culturales, director de Cooperación Cultural (1963), subsecretario de Política Exterior y subsecretario de Asuntos Exteriores. Entre 1970 y 1974 fue Ministro de Obras Públicas durante el final de la dictadura franquista. Suya es la frase “España no necesita constitución porque es un Estado perfectamente constituído“.


Manuel Fraga Iribarne 
(Villalba, 23 de noviembre de 1922 – Madrid, 15 de enero de 2012) Su primer cargo político relevante fue el de Ministro de Información y Turismo, que ejerció desde el 10 de julio de 1962 hasta 1969. Formó parte, por tanto, del IX Gobierno nacional de España (1962-1965) durante la dictadura franquista. En 1975 fue nombrado vicepresidente y ministro de Gobernación (cargo equivalente al actual de Interior) del gobierno de Carlos Arias Navarro. Bajo su mandato en el Ministerio en 1976, acuñó la frase «La calle es mía», tras el intento de la oposición de manifestarse el Primero de Mayo, al cual se negó. En esta época también se producen incidentes con las fuerzas de seguridad del Estado: los Sucesos de Vitoria (1976), donde la Policía Armada mató a tiros a 5 obreros al salir de la Iglesia de San Francisco de Asís e hirió a más de 100 personas o la llamada «Operación Reconquista» o sucesos de Montejurra, con dos muertos y varios heridos tiroteados por militantes de la extrema derecha internacional que acudieron a España. También fue presidente de la Junta de Galicia entre 1990 y 2005.


Licinio de la Fuente y de la Fuente, 
(Nacido en Noez, Toledo, el 7 de agosto de 1923) 
Durante la dictadura franquista, fue designado Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento de la provincia de Cáceres (1956 - 1960) y Posteriormente fue designado Ministro de Trabajo (1969 - 1975) bajo la presidencia de Luis Carrero Blanco, durante la dictadura de Francisco Franco.
En el periodo 1974-1975 asumió las funciones de Vicepresidente del Gobierno, siendo Presidente Carlos Arias Navarro. En 1976, aprobada la Ley de Reforma Política fundó el partido Democracia Social.


Laureano López Rodó
(Nacido en Barcelona, el 18 de noviembre de 1920 - † Madrid, 11 de marzo de 2000). Miembro del Opus Dei, está considerado como uno de los principales propulsores de la política económica de desarrollo de los años sesenta en España. Su carrera política estuvo muy vinculada a la persona del almirante Luis Carrero Blanco. En 1956, es nombrado Secretario General Técnico de la Presidencia de Gobierno por Carrero Blanco. 
En junio de 1973 al ser nombrado Carrero Blanco Presidente del Gobierno, se convierte en Ministro de Asuntos Exteriores, cargo en el que sólo estuvo unos meses, debido al asesinato de Carrero en diciembre de aquel mismo año. Entre 1974 y 1975 es embajador en Viena. En las últimas Cortes franquistas formó un grupo parlamentario, el Grupo Parlamentario Regionalista.


Cruz Martínez Esteruelas

(Nació en Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 4 de febrero de 1932 - † 17 de septiembre de 2000). 
Fue un destacado falangista. En la dictadura franquista, fue nombrado Ministro de Educación y Ciencia del gobierno de Arias Navarro el 3 de enero de 1974, durando su mandato hasta el 12 de diciembre de 1975, habiendo sido con anterioridad Ministro de Planificación del Desarrollo. Se le recuerda por ser el impulsor de la Ley de Selectividad y partidario de la teoría de las élites
Durante su etapa de ministro de Educación, cargo en el que cesó tras la muerte del dictador Franco, ordenó el cierre de la Universidad de Valladolid debido a la fuerte oposición política universitaria que se vivía en aquel entonces contra el régimen franquista. Se opuso a la legalización del Partido Comunista.


Federico Silva Muñoz 
(Nació en Benavente, Zamora, el 28 de octubre de 1923 - † Madrid, 12 de agosto de 1997) 
Desde joven perteneció a la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, de la que llegó a ser secretario general. En la dictadura franquista, fue Ministro de Obras Públicas, desde el 7 de julio de 1965, hasta abril de 1970. Tras dimitir como Ministro franquista, ocupó posteriormente la Presidencia de CAMPSA. En la Transición, conformó la terna de candidatos a sustituir a Carlos Arias Navarro. Desde Alianza Popular intentó tender puentes entre Manuel Fraga y Blas Piñar. Colaborador habitual del desaparecido diario El Alcázar, su teléfono fue uno de los que mantuvieron algún contacto con los militares sublevados en la intentona golpista del 23-F, según trascendió en las diligencias instruidas por el fallido golpe de Estado de 1981.


Enrique Thomas de Carranza
(Nacido en Madrid, el 4 mayo de 1918 - † Madrid, el 16 Marzo de 2005). 
Durante el franquismo fue Gobernador Civil de Toledo. Jefe de la Censura franquista durante los años sesenta y primeros setenta. Ocupó el cargo de presidente de los combatientes franquistas (Hermandad Nacional de Combatientes).
Así mismo, fue Director General de Cultura Popular y Espectáculos del Ministerio de Información y Turismo.
Lideraba el partido conservador Unión Social Popular (U.S.P.) que posteriormente se uniría a Alianza Popular.



Como consolidou Fraga a súa maioría en Galicia

As eleccións autonómicas de 1989 supuxeron a chegada de Manuel Fraga á presidencia da Xunta de Galicia. Naqueles comicios autonómico produciuse unha anomalía no voto da emigración censada en Ourense e apareceron milleiros de papeletas do Partido Popular.

Por Horacio Vixande | Vigo | 11/02/2012
  • versión para imprimir
A chegada desa casa de correos foi o que lle permitiu ao PP facerse con oito escanos na circunscrición de Ourense e alcanzar a maioría absoluta no Parlamento galego, sumando en total 38 deputados dos 75 que compoñen a cámara. O voto dos residentes ausentes en Ourense nesas eleccións comportouse forma completamente diferente á rexistrada noutras provincias e noutros comicios. Porén, a forza que perdeu o escano, o PSdeG-PSOE, renunciou a recorrer ante os tribunais e Fraga fíxose coa maioría absoluta dos escanos. Sinálase a Felipe González como a persoa que tomou esa decisión para poder apartar a Fraga de Madrid e facilitar a transición dentro da dereita española.
Manuel Fraga gobernou Galicia durante 15 anos, máis a consolidación da súa hexemonía non só se produciu grazas á anomalía estatística que lle reportou un escano de máis nas eleccións de 1989. Durante a súa primeira lexislatura, en decembro de 1992, promulgou a Lei 15/1992, que modificaba  a Lei 8/1985 de eleccións na Comunidade autónoma galega. Nesa modificación introduciu unha limitación dos cinco por cento dos votos válidos emitidos ás candidaturas que podían acceder ao Parlamento, cando esa porcentaxe esta situada no 3%.
Precisamente nas anteriores eleccións, dous partidos, Esquerda Galega e Coalición Galega, superaran o 3% dos votos pero non chegaran ao 5%, aínda que si conseguiran dous escanos cada unha. Con ese teito electoral, Esquerda Galega, que concorreu en coalición con Esquerda Unida, non conseguiu representación en 1993, aínda que si superou o 3% dos votos. CG, pola súa banda, sufriu un desastre electoral e o PP alcanzou 43 escanos, cinco por riba da maioría absoluta, o que lle permitiu consolidar a súa posición hexemónica en Galicia.
Unha peza publicada no medio colaborador O Cartafol, o mensual en galego para o ipad e outras tabletas.
Tomado de:http://galiciaconfidencial.com/nova/9620.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook

A desfeita fascista segue apoiada polos herdeiros dos terroristas-fascistas do 36(caso contra Garzón) e a mesma RAH, co visto bo do PP no goberno:

Insistimos: Franco no fue totalitario

La Real Academia de la Historia se ratifica y no modificará las entradas polémicas del ‘Diccionario Biográfico Español’

Las diferencias provocan un cisma en la RAH


Protesta ante la Real Academia de la Historia en junio de 2011 / BERNARDO PÉREZ
La Real Academia de la Historia (RAH) recoge velas y donde dijo “rectificación” ahora pone “ratificación”. El Diccionario Biográfico Español seguirá con los mismos errores que hasta el momento, con la ligereza hagiográfica en la voz que recoge la vida de Francisco Franco (“Montó un régimen autoritario, no totalitario”), y los escarnios lanzados contra Juan Negrín (“Gobierno prácticamente dictatorial”) o Manuel Azaña (hizo una “importante depuración del Ejército”), entre tantos otros.
Cuando el pasado 17 de junio la RAH, tras el impacto que produjo la publicación de los primeros 25 tomos en mayo, acordó por unanimidad encargar a una comisión la revisión de algunas entradas de la vasta obra, parecía dispuesta a rectificar el desastre causado con 6,4 millones de euros de subvención. La conmoción llegó a la comunidad universitaria de historiadores, provocó la denuncia de un grupo de ciudadanos ante la Fiscalía Superior de Andalucía, hizo que el Senado solicitara el fin de su difusión y que los diputados congelaran en el Congreso la subvención destinada en 2011 a la obra (193.390 euros) hasta su rectificación.

No se incluirá el anexo en el que se incorporarían las nuevas biografías de los personajes más manipulados
Este periódico ha consultado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte si esta disposición se mantendrá para el presente año, pero prefirió no emitir ningún juicio al respecto por el momento. Tampoco ha confirmado si mantendrán el veto a la obra en las bibliotecas estatales.
La formación inicial de la comisión estaba compuesta por los académicos Miguel Artola y Carmen Sanz, a quienes acompañaba Juan Pablo Fusi, historiador independiente. Debían revisar, sobre una muestra de 3.000 entradas, el total de los 50 volúmenes. Pero Miguel Artola abandonó el proyecto al poco de arrancar, como confirmó ayer mismo el propio Fusi. Artola presentó la dimisión por carta a Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia. El ilustre historiador alegó “motivos personales”.
La comisión anunció una rigurosa investigación para encontrar los errores de interpretación y datos que rectificar. Además, corregirían las voces que no asumían la austeridad en la redacción de los perfiles, como mandaba el convenio de la RAH. La institución pedía una asepsia en las biografías propia de un currículum vitae, sin juicios analíticos. Como esto no se cumplió —sobre todo, en el área de Historia Contemporánea— y como la RAH no revisó las entradas que incumplían tales características, el grupo de rectificación tenía por delante un duro trabajo.
Sin embargo, los objetivos que se anunciaban no tardaron en variar. Tras la marcha de Artola, la comisión se amplió y se incorporaron los académicos José Ortega Varela, Carmen Iglesias y Vicente Pérez Moreda, dirigidos por Faustino Menéndez Pidal. Las fuentes de la Academia a las que ha tenido acceso este diario confirman lo que Menéndez Pidal, reconocido por su trabajo en la heráldica, aseguraba al Periódico de Aragón hace un mes: la revisión de la RAH no iba a cambiar “grandes cosas”.
Menéndez Pidal aseguró ayer que “grandes cosas” es una expresión “muy relativa”. Señaló que para él las cuestiones que merecen resolverse son “fechas erróneas”. “Esas cosas de calificación, si ese señor era más alto o más bajo, dependerá de los criterios objetivos”, añadió sin querer responder a la necesaria revisión del perfil que Luis Suárez hizo de Franco. Menéndez Pidal remitió al informe, que debería haberse entregado en la RAH a finales del año 2011 y que aún está pendiente de presentación.
Las mismas fuentes de la Academia confirman que “no habrá cambios sustanciales”. Para empezar, se mantendrán las entradas tal cual están. No se tocará ni una línea de las entradas más desproporcionadas. El anexo en el que habrían de incorporarse las nuevas biografías de los personajes más conflictivos tampoco se llevará a cabo y sólo quedarán eliminadas, si así se determina, “las voces elogiosas a militares favorables al bando fascista que se sublevó el 18 de julio de 1936 y a la secta del Opus Dei”, han explicado. Esta decisión ha provocado un cisma en el interior de la Academia. Algunos historiadores, incluidos en un principio en la elaboración del informe, han declinado permanecer en la comisión tras comprobar que no cumpliría con sus propósitos: “Debería hacerse una revisión mucho más profunda y no se hará”, señala la fuente consultada.
Aquella reparación sucinta y grave se la llevará el viento, tal y como señalan desde la institución. Es más, ni siquiera se hará corrección alguna en las voces más conflictivas que esperan su aparición en los próximos 25 volúmenes, a la venta a finales de este año. “El respeto debido a los biografiados, a la institución, y a los profesionales solventes y documentados que han colaborado en la edición del Diccionario, es lo que está exigiendo una revisión que, como es norma en el mundo académico, tiene que ser realizada por evaluadores externos a la institución”, se puede leer en el blog del historiador Santos Juliá. Sin embargo, la RAH insiste en trasladar la responsabilidad de cada voz a cada autor, aclarando que la institución no ejerce “de censora”.

Algunas perlas de un polémico diccionario

Francisco Franco. “Pronto se hizo famoso por el frío valor que sobre el campo desplegaba”. / “Una guerra larga de tres años le permitió derrotar a un enemigo que en principio contaba con fuerzas superiores. Para ello, faltando posibles mercados, y contando con la hostilidad de Francia y de Rusia, hubo de establecer estrechos compromisos con Italia y Alemania”. / “Montó un régimen autoritario pero no totalitario”.
Santiago Carrillo. “Aplicó una política de terror revolucionario que compartieron todas las organizaciones del Frente Popular. Coincidió así con los asesinatos de Paracuellos y Torrejón de Ardoz, donde varios miles de personas de toda edad y condición, en gran parte sacadas ilegalmente de las cárceles madrileñas, fueron fusiladas sin más. Carrillo nunca ha asumido su responsabilidad en estas matanzas”.
Juan Negrín. presidente de la República: “La situación se agravó durante el Gobierno, prácticamente dictatorial, del socialista Negrín, en coalición con los comunistas”.
José María Escrivá de Balaguer. “Un día de las Navidades de 1917 a 1918 vio, impresas en la nieve, las huellas de un carmelita descalzo: provocaron en él una fuerte conmoción interior, que le llevó a intensificar su vida espiritual. Al sentir esos primeros presagios de una llamada divina, tomó la decisión de hacerse sacerdote”. / “Mientras celebraba la santa misa, Dios le hizo entender que el Opus Dei estaba dirigido también a las mujeres”.

Tomado de: http://cultura.elpais.com/cultura/2012/02/10/actualidad/1328898316_256044.html


A historia do “camarada Fraga”

A Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica da Coruña (CRMH) publica unha biografía, non autorizada, sobre o “Camarada Fraga”, que inclúe os servizos prestados á ditadura franquista durante 25 anos e unha ampla relación das vítimas da represión entre 1969 e 1981.

Por Galicia Confidencial | A Coruña | 28/02/2012
  • versión para imprimir
Fraga na toma de posesión do seu cargo durante o franquismo

Segundo a CRMH, Manuel Fraga era coñecido entre os franquistas como “Camarada Fraga”, tal e como recollía o Decreto 154/1961, de 2 de febrero.  “A propuesta del Ministro Secretario General del Movimiento, cesa el camarada Manuel Fraga Iribarne en el cargo de Delegado Nacional de Asociaciones de Falange Española Tradicionalista y de las JONS, agradeciéndole los servicios prestados”, recolle este decreto asinado por Francisco Franco e publicado no BOE de 9 de febreiro de 1961.
O folleto publicado polo CRMH, que se pode consultar na súa páxina web,  aborda distintos temas como as investigación da xustiza arxentina dos crimes do franquismo, datos biográficos de Fraga, a súa presenza no consello de ministros “participando na represión”, opinións de xente da cultura e testemuñas dalgunhas vítimas da represión franquista.
Fraga e Castelao
Tamén se fala do “galeguismo” de Fraga e da prohibición da difusión do Sempre en Galicia de Castelao, así como da multa gobernativa  e pena de prisión a Alberto Míguez pola publicación de ‘El Pensamiento político de Castelao’. “Fraga sempre manifestou que estaba orgulloso do seu pasado fascista, dos seus servizos ao franquismo e nunca condenou a ditadura”, apuntan desde o CRMH.
Esta asociación felicita aos partidos políticos de Cambre que rexeitaron no Pleno da corporación municipal unha proposta do PP para dedicar unha rúa a Fraga.


Tomado de: http://galiciaconfidencial.com/nova/9812.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook





BIBLIOGRAFÍA: